06/05/2013

La isla inteligente

El Hierro, la isla más alejada de la Península Ibérica y la más pequeña de las Canarias, es un lugar tranquilo. Tan sólo el viento perturba algo la paz que reina en esta tierra.

Precisamente por ese viento, El Hierro es un referente en el sector de las energías renovables gracias al Parque Hidroeólico, unas infraestructuras que se estima proporcionarán a sus habitantes la energía necesaria para cubrir la demanda de toda la población en el año 2015. El principal problema de las renovables hoy en día es que su energía no se puede almacenar. Este parque combina las energías del viento y del agua, de tal forma que si la energía proporcionada por sus cinco potentes aerogeneradores disminuyera por falta de viento, los dos grandes embalses que completan la instalación solucionarían el problema.

La energía producida por esta central hidroeólica, además, podrá alimentar en un futuro cercano a los coches eléctricos, que el gobierno de la isla quiere que sean los únicos que circulen por sus carreteras. Esta autosuficiencia energética puede ser el primer paso de un modelo exportable.

El-Hierro-isla

La isla también ha sido destino privilegiado y preferido por muchos para practicar el buceo y el senderismo en un ambiente casi solitario. Para otros era casi desconocida, pero las recientes erupciones submarinas de uno de los volcanes que rodean a la isla, y sobre todo las informaciones algo tremendistas de los medios de comunicación, la han puesto en el mapa. También han hecho que el turismo casi selectivo del que disfrutaban los herreños descienda de forma considerable.

Para recuperar lo perdido y dinamizar la economía de El Hierro, el Ministerio español de Industria, Energía y Turismo y el Cabildo de la isla han puesto en marcha un Programa de Actuaciones Especiales (PAE), cuya primera iniciativa ha sido la de dotar a la isla de una red Wi-Fi pública y gratuita.

Se han colocado 26 puntos de conexión al aire libre, respetando el entorno natural, y aprovechando infraestructuras ya disponibles, porque casi todo el territorio es espacio protegido, Reserva de la Biosfera. Además, según las autoridades, esta red permitirá también realizar tareas de videovigilancia en los bosques, lo que podría evitar incendios.

Este acceso Wi-Fi podría ser una simple curiosidad, si no fuera porque sólo es el primer paso para convertir a El Hierro en un ejemplo de sostenibilidad: es decir, conseguir un desarrollo económico sin ayuda exterior y sin la merma de los recursos existentes.

En última instancia, el principal objetivo es atraer a visitantes, sí, pero aquellos que busquen un turismo sostenible, que disfruten del medio y lo respeten. Un turismo que es el principal motor económico del territorio, y que, a partir de ahora, por qué no, será ecológico, tecnológico, geológico y volcánico.