18/05/2012

El poder de una buena sonrisa

El poder de la sonrisa es tan grande que el solo hecho de esbozarla ya produce efectos beneficiosos. Richard Wiseman, catedrático de Comprensión Pública de la Psicología en la Universidad de Hertfordshire (Reino Unido) nos recuerda en una entrevista concedida a Eduard Punset que ‘cuando te obligas a sonreír, eso te anima, te hace sentir más feliz. Eso sí, hay que mantener la sonrisa en la cara durante unos 15 segundos, mantenerla ahí’.

Un sencillo ejercicio: párate, respira suavemente y dirige la atención hacia tu cara. Comienza por la frente, date cuenta de las sensaciones que vienen de ella, nota si hay alguna tensión y relájala. Párate especialmente en las mandíbulas y la lengua, porque es muy común que las mantengamos contraídas y en tensión. Respira y suéltalas. Relaja la boca. Coloca suavemente y sin forzar la punta de la lengua sobre la encía superior, por detrás de tus dientes delanteros. Verás cómo se relajan automáticamente los labios y se esboza una suave sonrisa.

La cara es una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo. Hay en ella un conjunto de elementos muy diferentes entre sí que configuran nuestra tarjeta de presentación: ojos, boca, frente, cejas, mejillas, mentón… En algunas de estas partes (mandíbula y frente son puntos neurálgicos) se concentran muchas de nuestras tensiones habituales, sobre todo miedo y rabia. Por eso es importante darse cuenta de cómo tenemos la cara, saber qué dice de nosotros y tomar conciencia de ello, relajar sus músculos y comenzar así a cambiar nuestra actitud.

Muchas personas de diferentes épocas y culturas se han referido a la extraordinaria singularidad de la sonrisa y a su capacidad para el tránsito del yo al tú. Según María Jesús Ribas ‘la sonrisa no es simplemente la manifestación de un sentimiento interno de alegría, sintonía o bienestar; es una forma de expresión exclusiva de los seres humanos, y es también la parte más visible de una unión íntima entre dos mentes’. El Dalai Lama considera ‘una sonrisa como algo único en un ser humano. Una sonrisa es también una poderosa comunicación. Una sonrisa sincera es la expresión perfecta del amor y la compasión humanas’. La Madre Teresa de Calcuta estaba convencida de que ‘la paz empieza con una sonrisa’, y el escritor ruso Leo Tolstoy llegó a asegurar que ‘el niño reconoce a su madre por la sonrisa’.

Autor