18/05/2012

El mapa no es el territorio

En 1988, unos investigadores de la revista National Geographic pidieron a 3.800 niños de 49 países que dibujaran el mapa del mundo. La mayoría, incluidos africanos, asiáticos y americanos, colocaron Europa en el centro del mapa. Sin saberlo, reprodujeron la visión eurocéntrica heredada de sus antepasados desde la época colonial: la proyección de Mercator, ideada por el flamenco Gerardo Mercator en 1569.

W_mapamundimercator2
Proyección de Mercator

Esta visión del mundo, realizada sin más pretensiones que servir como herramienta para los navegantes de la época, es la que se ha venido enseñando en las escuelas, a pesar de que exagera la medida de los países a medida que se acercan a los polos y reduce la presencia del hemisferio sur a la mitad. Por ejemplo, en esta proyección Groenlandia y África parecen tener un tamaño parecido, aunque la primera tiene 2,1 millones de metros cuadrados y la segunda 30.

W_mapamundipeters
Proyección de Peters

En 1974, el alemán Arno Peters presentó una nueva proyección para sustituirla, por entender que estaba manipulada políticamente. Como es prácticamente imposible pasar a un plano un ovoide con los polos achatados como es la Tierra, su visión respeta las superficies reales de los países aunque no sus siluetas, demasiado estiradas verticalmente. En realidad, su propuesta es casi idéntica a otra realizada por el escocés James Gall en 1855, y fue rechazada por la gran mayoría de los cartógrafos pero aceptada por la Unesco y las ONG como muestra de sensibilidad hacia África, el sur de Asia y Sudamérica.