24/06/2013

Máquinas, monos, amor y vegetación

En 2011 el realizador Adam Curtis creó para la BBC una serie documental de tres capítulos que sostiene que las computadoras no sólo no han conseguido el viejo sueño de mejorar la Humanidad, sino que han ‘distorsionado y simplificado nuestra visión sobre el mundo que nos rodea’. El sugerente título de la serie está tomado del poema homónimo escrito en 1967 por Richard Brautigan: ‘All watched over by machines of loving grace’ (Todo vigilado por máquinas de gracia divina).

Este primer episodio, ‘El amor y el poder’, analiza los efectos de las ideas de la escritora y filósofa Ayn Rand en los mercados financieros estadounidenses, especialmente a través de la influencia de Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos de 1987 a 2006.

‘El uso y abuso de los conceptos de vegetación’ investiga cómo se aplicaron ideas surgidas del trabajo con máquinas —como la cibernética o la teoría de sistemas— a ecosistemas naturales, para tratar de construir sociedades sin un control central, redes autoorganizadas compuestas por personas, y cómo eso está relacionado con la falsa idea de que existe un equilibrio en la Naturaleza.

‘El mono en la máquina y la máquina en el mono’ se centra en la teoría del gen egoísta, creada por William D. Hamilton, que sostiene que los seres humanos somos máquinas controladas por nuestros genes.